Si de algo hemos aprendido todos estos últimos años han sido de impagos de clientes, y de cómo hay que tratarlos para que hacienda considere ese gasto como deducible (antigüedad de 6 meses o empresa en concurso acreedores), así como pedir la devolución del Iva de las facturas impagadas (Devolución Iva clientes morosos).

En este sentido existen otras posibilidades para recuperar año a año parte de esos impagos.

Por ejemplo, si su empresa es de reducida dimensión (facturó menos de 10 millones) al cierre del ejercicio tiene la posibilidad de contabilizar un gasto por deterioro de hasta el 1% del saldo de clientes a 31/12, y deducírselo del Impuesto Sociedades. Eso sí, en el cálculo no debe tener en cuenta ni los créditos que hayan sido objeto de deterioro o pérdida de forma individual, ni tampoco aquellos que no sean deducibles por ley (entidades vinculadas o entes públicos).

El primer año que compute este deterioro bastará con que contabilice como gasto el 1% de dicho saldo. Si no es así y ya lo contabilizó en años anteriores, ahora deberá ajustar las diferencias en función de si el saldo de clientes ha aumentado o disminuido. Para ello, lo más sencillo es que retroceda el saldo ya existente y realice nuevamente el cálculo.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies