Si su empresa es una pyme y en 2013 adquirió algún activo nuevo, tal vez pueda acogerse a la nueva deducción por inversión, que permite aplicar en el Impuesto sobre Sociedades una deducción de hasta el 10% de la inversión efectuada.

No obstante, sepa que esta deducción tiene ciertas limitaciones (muchas veces la deducción no puede aplicarse sobre la totalidad de la inversión realizada), por lo que es necesario analizar si este incentivo es realmente el más conveniente.

En ocasiones, otros incentivos como la libertad de amortización o la deducción por reinversión pueden ser más beneficiosos y permitirle ahorrar más impuestos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies