Elegir mal la forma jurídica de tu sociedad, alargar la adquisición de las licencias o no darle importancia a los pactos parasociales son fallos que pueden costar caro.

Muchas empresas se han visto abocadas al cierre por cometer errores en el proceso de constitución. Poner en marcha una sociedad acarrea una serie de pasos imprescindibles a los que hay que prestar mucha atención. La elección del nombre, la elaboración de los estatutos de la compañía, los pactos parasociales que regulan los posibles conflictos posteriores o la falta de un adecuado tratamiento en la protección de datos son sólo algunos aspectos que el emprendedor debe cuidar.

Estar al tanto de todo es complicado. De ahí que se recomiende un buen asesoramiento legal y fiscal, pues esta inversión ahorra después muchas de las consecuencias de los errores anteriormente citados.

Lo que debes hacer para evitar errores a la hora de constituir una empresa:

• Acudir a un experto que te asesore.
• Elegir el nombre adecuado y atractivo para tu línea de negocio.
• Redactar de forma apropiada el objeto social.
• Realizar, con carácter previo, una prospección de la rúbrica elegida en el Registro Mercantil Central.
• Hacer la prospección en materia de Propiedad Industrial.
• Registrar la marca.
• Partir de un protocolo de actuación entre socios.

Fuente: expansion.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies