La periodificación de los gastos no solo es importante a efectos de llevar una contabilidad adecuada a la legislación correspondiente, sino que, dado la bajada de tipos en 2016, puede llegar a rebajar su factura fiscal.

Cuando cierre las cuentas de 2015, no deje gastos por contabilizar. Aunque los gastos de un año también pueden contabilizarse y deducirse en el siguiente, computarlos en el ejercicio correcto le permitirá ahorrar dinero, dado que conseguirá un ahorro financiero, ya que el menor pago en el Impuesto sobre Sociedades se producirá un año antes. Además, en 2015, obtendrá un ahorro adicional dado que a partir de 2016 los tipos del Impuesto sobre Sociedades bajan del 28% al 25%, computar el gasto en 2015 le supondrá mayores ahorros.

En este sentido, esté especialmente atento a los gastos que a 31 de diciembre ya se hayan devengado, pero que todavía no se hayan pagado, y periodifíquelos.

Vea un ejemplo del ahorro que puede obtener en dos situaciones muy frecuentes:

  • Intereses. El 1 de octubre de 2015 su empresa recibió un préstamo de un socio por 100.000 euros, que devolverá el 30 de abril junto con los intereses devengados a esa fecha (calculados al 5%).
  • Pagas extras. En su empresa las extras se devengan a lo largo del año (una doceava parte cada mes) y se pagan el 15 de julio y el 15 de diciembre. La nómina mensual asciende a 50.000 euros brutos.

Cálculo ahorro fiscal

*En el caso de una Pyme, la bajada de tipos solo tendrá efectos si los beneficios son superiores a 300.000€.

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies