En abril, octubre y diciembre todas las sociedades tienen la obligación de calcular el pago fraccionado del Impuesto sobre sociedades. Este no es más que un pago a cuenta o adelanto del impuesto que se presentará una vez cerrado el año.

Su presentación solo es obligatoria en caso de que de el cálculo salga a ingresar (a no ser que sea Gran empresa, que está obligado a presentarla aunque el cálculo resulte con cuota cero).

Hay dos métodos para calcular el pago a cuenta. Si su empresa lo calcula según el sistema de cuotas (método por defecto en el caso de Pymes), estará obligado a ingresar el 18% del importe de la cuota a ingresar de la última declaración que haya presentado del Impuesto sobre sociedades (casilla 599).

El otro método de cálculo, por base, se ha visto rebajado este ejercicio, por lo que es posible que tribute algo menos. Su cálculo se realiza aplicando un 17% sobre la base imponible del periodo de liquidación (por ejemplo, en el pago fraccionado de abril habrá que calcular el beneficio fiscal de los tres primeros meses del año).

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies