El pasado 7 de octubre de 2015 entró en vigor la modificación del artículo 1964 del Código de Comercio. Esta modificación se traduce en una reducción de 15 a 5 años el plazo que se tiene para reclamar una deuda.

Según el Código Civil una deuda prescribirá dentro de este plazo legal de siempre y cuando el acreedor abandone la reclamación de la misma 5 años. En caso de que el acreedor no haya ejercido ninguna acción extrajudicial o judicial (como envío de cartas de forma fehaciente, requerimiento notariales, etc…) en este plazo, la deuda prescribirá y ya no podrá ser exigida.

Esta reducción drástica del plazo supone un problema de importancia en el mercado actual, en el que los retrasos de los pagos están a la orden del día.

Es conveniente vigilar con más hincapié (si cabe) estas deudas, y tomar la decisión de reclamarlas antes de pasado ese periodo y que no sean exigibles.

 
 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies