El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha considerado que para que el suicidio se considere accidente laboral se requiere que exista nexo causal entre el acto suicida y trabajo prestado y la relevancia de las circunstancias concurrentes en cada supuesto. El trabajador fallecido se hallaba inmerso en un trastorno psíquico
provocado por la apertura de un expediente disciplinario que podía suponer su despido.


Este hecho provocó una alteración del comportamiento sumiéndolo en crisis depresiva generadora de una profunda desesperanza a la vista de la posibilidad de la
pérdida del puesto de trabajo con las graves consecuencias económicas derivadas de dicha situación de paro para su familia, máxime si se tiene presente que contaba
con 22 años de antigüedad en la entidad bancaria. Aparece pues claro el nexo causal entre la acción suicida y las circunstancias acaecidas en la relación laboral del
causante, Asimismo, por las entidades demandadas recurrentes no se ha acreditado la posible concurrencia de otros factores personales ajenos a su ámbito laboral que
pudieren haber actuado como agentes coadyuvantes de la decisión de suicidio, más aún cuando no constan antecedentes psicológicos que permitan dar otra explicación
a lo ocurrido.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies