Charlaba hace poco con un cliente editor de libros y comentábamos cómo la prensa una estadística asombrosa y demoledora publicada en prensa: 4 de cada 10 españoles no abre nunca un libro (Os paso enlace del artículo por si os interesa: El Mundo – Arrecia la desigualdad lectora).

Las estadísticas son las que son, y es innegable muchas tecnologías han venido a sustituir el libro de toda la vida… pero no es sobre estos libros sobre lo que quiero hablar en nuestro post de hoy, sino sobre los Libros Contables y Mercantiles.

Desconozco si existen estadísticas o algún estudio que nos indique las empresas que realmente llevan al día y de manera correcta los libros contables y mercantiles, pero la experiencia me dice que son demasiadas las que pecan del olvidarse de ellos. Y el problema es que nuestra amiga Hacienda no perdona (para variar), y a la primera oportunidad (bien sea por una inspección, bien sea por una comprobación de censal, o incluso de Iva) reclama la exhibición de los mismos.

Y nuestra querida amiga no concede más que 10 días hábiles para ello y, aunque es posible solicitar una prórroga de otros 5 días hábiles, poco tiempo me parece (al menos a mí) para tener que elaborar y poner al día todos.

 

Si a esto le unimos la obligación que existe desde 2014 de presentarlos por Internet (nada de físicos, como lo del ebook) al Registro Mercantil, pues todo nos conduce a aconsejar el llevarlos al día si no queremos que Hacienda tenga una excusa para sancionar.

Aunque todos los libros tienen un carácter mercantil, a nosotros nos gusta diferenciarlos entre contables y mercantiles.

  1. Los Contables son los que recogen el resumen de la contabilidad de todo el ejercicio, y son dos: Libro Inventario-Cuentas Anuales y el Libro Diario.
  1. Los Mercantiles son aquellos que recogen las decisiones y estado de los órganos de gobierno de la sociedad. Son el libro de Actas, de Registro de Socios, acciones nominativas (para SA) y Contratos (para sociedades unipersonales).

 

Los Contables, dado que vienen de la contabilidad, la mayoría de las sociedades suelen llevarlos (con mejor o peor éxito, ya que una cosa es cumplir la obligación y otra cosa es el cómo lo llevan, o de si los presentan todos los años al Registro Mercantil… harina de otro costal…).

 

Pero los Libros Mercantiles están olvidados por la mayoría de las sociedades. Y sin embargo, estos recogen datos tan importantes como quiénes son los dueños de las participaciones y en qué porcentaje, qué decisiones se han tomado en cada Junta o qué se ha hecho con el beneficio del año. Con lo cual, el no tenerlos al día y depositados correctamente en el Registro, puede suponer no solo que el fisco nos regañe, sino que ante posibles conflictos entre socios el administrador de la sociedad puede verse comprometido ya que es éste el responsable de los mismos.

A nuestros clientes ya les sonará toda esta película, ya que todos los años por estas fechas (tenemos hasta el 30 de abril para presentar los del año 2016) comenzamos a dar la vara para su presentación.

Pero si no es así y eres administrador de una sociedad, párate a pensar o mirar si los tienes al día. Si no lo sabes, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Ponme un mail sin compromiso, estaremos encantados de preguntar al Registro Mercantil si están al día.

 

PD: Por hoy ya vale, pero otro día os contaré la existencia de los libros de Iva y la importancia de llevarlos al día sobre todo si eres un empresario individual.

 

Salvador Moreno Blanca

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies